Plátanos, que no falten en tu dieta

     Platano2   El plátano es uno de esos regalos de la naturaleza que nunca debería faltar en la dieta de cualquier persona y menos en la de un deportista. Están deliciosos y contiene un montón de nutrientes y propiedades que  hacen de él un alimento excepcional para casi cualquier circunstancia. Un plátano pequeño (100 gr.) aporta el 10% de las necesidades diarias de fibra, el 18% de vitamina B6, el 15% de vitamina C, el 10% de potasio, el 13% de manganeso y un 7% de magnesio. Con esta carta de presentación,  ¿quién podría resistirse?

        Los plátanos están formados mayoritariamente por agua (74 %) e hidratos de carbono (24 %), fundamentalmente azúcares (sacarosa, dextrosa y fructosa) y almidón. Éstos son hidratos de fácil digestión, lo que hace que sea un alimento ideal para tomar antes de los entrenamientos o pruebas deportivas. Su Indice Glucémico (IG) es moderado, por lo que van liberando su energía poco a poco. Si hurgáis un poco por internet encontraréis valores del IG que van del 40 al 70, y la explicación es la siguiente: lo primero, es que hay muchos tipos de plátanos, cuya composición en HC es diferente. Lo segundo es que cuando el plátano está muy verde, los HC que contiene son mayoritariamente almidones, pero durante el proceso de maduración el propio plátano se libera una sustancia llamada etileno, que estimula la formación de amilasa, una enzima que rompe el almidón en sus azúcares, de ahí que varíe tanto el sabor de un plátano verde a uno maduro,  mucho más dulce. Esto tiene también sus consecuencias en el IG, pues el de un plátano verde es más bajo y el de uno muy maduro, más alto.

        El plátano es  rico en fibra soluble (2,6 gr. por 100), lo que hace que sea muy adecuado para regular los niveles de colesterol, el tránsito intestinal y que tenga un gran poder saciante.

        Es alto en potasio y bajo en sodio, lo que hace que le hace ideal para controlar la  hipertensión arterial y  para evitar la retención de líquidos.  El potasio se elimina a través del sudor y participa, junto con el magnesio, en la transmisión de los impulsos nerviosos y de las contracciones musculares,  por ello el plátano es un alimento idóneo para evitar los calambres y contracturas musculares que a menudo sufren los deportistas, y para reponer los niveles de potasio que han sido eliminados por sudoración después de un entrenamiento o prueba deportiva.

        También contiene importantes cantidades de vitamina B6, que participa en la conversión de triptófano a serotonina, neurotransmisor  que regula el estado de ánimo y el sueño, por lo que es muy recomendable para personas que sufren depresión o insomnio. Esta vitamina también participa en el metabolismo de los hidratos de carbono y de las proteínas, por ello sus necesidades están aumentadas en aquellas personas que tienen un gran consumo energético, como es el caso de los corredores. También es relativamente rico en vitamina C, que como ya hemos visto en otros post, es un potente antioxidante, y por tanto fundamental para evitar el estrés oxidativo que conlleva el ejercicio intenso, y también participa, entre otras muchas cosas, en la formación del colágeno, proteína presente en la piel, huesos y tendones.

        Además es un alimento fácil de transportar y conservar, pues no necesita frío, es fácil de llevar, está delicioso, se digiere con mucha facilidad (personalmente no conozco a nadie que no le siente bien) y  tiene un gran poder saciante, lo que le convierte en una natural y sana alternativa a las barritas energéticas. Además combina a la perfección con la leche, por lo que es el ingrediente perfecto para hacer batidos reconstituyentes.

         Ya veis que sobran razones para que no falten nunca en nuestra dieta.  Que lo disfrutéis.

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>