Nutrición y salud

bebé recién nacido

       Estamos muy acostumbrados a leer y escuchar un montón de cosas sobre nutrición; la cantidad de vitamina C que tiene la naranja o las fresas, las grasas omega 3 del pescado, la fibra de verduras y legumbres…Pero, ¿somos realmente conscientes de la enorme importancia que tiene la nutrición en nuestra vida? Eso es lo que yo pretendo con este post, que toméis conciencia del gran impacto que tiene la forma en la que nos alimentamos en nuestra salud, y por tanto, en nuestra vida. Y es que su influencia va mucho más allá de los aspectos puramente estéticos (que por desgracia son demasiado a menudo nuestra única preocupación), los kilos de más, la celulitis, la diabetes y el colesterol. A través de la dieta se pueden controlar y modular multitud de procesos en el cuerpo, de manera que si nos alimentamos correctamente, estamos asegurando un aporte óptimo de nutrientes y por tanto dándole a nuestro cuerpo los elementos necesarios para que funcione correctamente. Sin embargo, si no prestamos atención a lo que comemos y nos limitamos a “engullir” cualquier cosa , casi seguro, y salvo raras excepciones, estaremos privando a nuestro organismo de sustancias elementales para poder llevar a cabo funciones básicas, y con total seguridad acabará enfermando. 

      Cuando nacemos, venimos al mundo con una máquina perfecta (como el precioso bebé de la foto que preside este post), con la estructura y la información necesaria para funcionar correctamente durante muchísimos años, pero para que ese cuerpecito pueda dar lo mejor de sí, necesitará: energía (para que la máquina pueda funcionar), elementos estructurales (para crecer, construir nuevas estructuras y reparar las que se vayan dañando) y elementos reguladores (que controlarán los infinitos procesos biológicos que tienen lugar en un ser humano). Sin esos tres elementos, por muy perfecta que sea nuestra máquina (nuestro cuerpo), no podrá funcionar correctamente.

      El cuerpo obtiene esta energía, estos elementos estructurales y reguladores a partir de los ALIMENTOS. De estos alimentos, a través de los procesos de digestión, absorción y transporte, obtiene  NUTRIENTES. Por lo tanto diferenciamos entre ALIMENTACIÓN: proceso consciente de proporcionar al cuerpo humano  alimentos y NUTRICIÓN: conjunto de procesos fisiológicos por los cuales el organismo recibe, transforma y utiliza las sustancias químicas contenidas en los alimentos. La nutrición es un proceso involuntario que depende de los procesos corporales de digestión, absorción y transporte de nutrientes contenidos en los alimentos, a los tejidos.

      Puedo decir, sin miedo a equivocarme,  que EL ESTADO DE SALUD DE UNA PERSONA DEPENDE, en gran mediada, DE LA CALIDAD DE NUTRICIÓN DE LAS CÉLULAS DEL ORGANISMO. Por lo tanto depende tanto de los alimentos que ingerimos como del correcto funcionamiento de los procesos de digestión, absorción y transporte.

      Los Nutrientes se clasifican en Macronutrientes (Hidratos de carbono, Proteínas y Grasas) y Micronutrientes (Vitaminas y Minerales). Un equilibrio adecuado de todos estos elementos es lo que nos va a asegurar una nutrición óptima.

      Los hidratos de carbono son la fuente de energía fundamental de nuestro organismo, pero no todos son iguales, en otro post hablaré extensamente de ellos y de la importancia de la fibra y el índice glucémico. En los últimos años se han puesto muy de moda las dietas muy bajas o incluso carentes de hidratos de carbono. Yo no soy nada partidaria de ellas, pues pueden producir numerosas alteraciones que resultan perjudiciales para la salud.

      Las grasas cumplen las tres funciones: energética, estructural (forman parte de las  paredes de nuestras células) y reguladora, ya que son precursoras de un montón de hormonas en el cuerpo. El mundo de las grasas es tremendamente amplio e interesante, y dependiendo del tipo de grasas estaremos brindando a nuestro cuerpo un ambiente favorable al desarrollo de determinadas enfermedades, o protector frente a ellas.

      Las proteínas también pueden ser utilizadas como fuente de energía (en el caso de que no haya disponible HC y grasas), aunque su función fundamental es estructural (músculo) y reguladora. Casi todas las funciones del cuerpo las llevan a cabo proteínas y aminoácidos.

      Las vitaminas funcionan como elementos reguladores de multitud de procesos. Los minerales llevan a cabo funciones estructurales, como en el caso del calcio en la formación de huesos y dientes, y reguladoras, como es el caso del iodo en la actividad tiroidea o el zinc en el sistema inmune.

      Como veis, todo lo que ocurre en nuestro cuerpo necesita de nutrientes, de manera que si no los aportamos a través de la dieta, el cuerpo no será capaz de trabajar con todo su potencial. SI hay deficiencias leves, funcionará a nivel subóptimo, y si esas deficiencias se alargan en el tiempo, aparecerán los primeros síntomas y finalmente la enfermedad.

      Esto ha sido sólo una introducción. En posteriores post hablaré de cada uno de los nutrientes y sus particularidades.

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>