El desayuno y la cena en la pérdida de peso.

desayuno

Son muchas las causas que nos conducen al sobrepeso. Una de las más frecuentes es el desorden en las comidas, falta de horarios y ausencia de algunas reglas básicas y muy sencillas. En este post voy a hablar de dos comidas básicas en los planes de adelgazamiento: el desayuno y la cena. A veces con hacer pequeñas pero contundentes modificaciones en estas dos comidas, se observan grandes resultados en nuestro cuerpo y en nuestra salud.

El desayuno es una de las comidas más importantes del día y nunca debemos saltarnos el desayuno. Si al cuerpo no le das alimento desde por la mañana, interpretará que no hay energía disponible y  bajará su metabolismo, es decir, intentará gastar menos  calorías y cuando comas algo,  lo guardará enseguida en forma de grasa, “por si acaso”. Además llegarás hambriento a la siguiente comida, y en ese estado es muy difícil elegir bien, sino que tenderás a comer “lo que sea”. Hay muchísimos estudios que demuestran que la tasa de sobrepeso es mayor entre las personas que se saltan el desayuno. Un desayuno ligero y completo podría ser: tostada de pan integral con aceite de oliva y jamón york o pavo, un té o café con leche (o yogur desnatado) y una fruta. Así, estaremos aportando al organismo nutrientes de calidad; hidratos de carbono (pan), proteínas (pavo), ácidos grasos esenciales (aceite de oliva), vitaminas y fibra (fruta y pan integral), y mantendrá un rendimiento óptimo durante toda la mañana. Añadiendo proteínas en el desayuno conseguimos que baje el índice glucémico, mantenemos los niveles de azúcar estables por más tiempo, y la sensación de saciedad será más duradera.

Hay que poner especial atención a las cenas, para no estropear el equilibrio del día. Las cenas deben ser muy ligeras. La noche es un momento de muy bajo consumo energético (al fin y al cabo vamos a pasar muchas horas tumbados y descansando) y de reparación (el cuerpo aprovecha para reparar y construir nuevas estructuras), por ello cuando estamos intentando perder peso la  cena debe ser muy ligera, a base de verduras o ensaladas y proteínas (pescado, pollo o huevos). Los alimentos ricos en hidratos de carbono (arroz, pasta, pan, cereales, galletas, fruta), que aportan energía, es mejor dejarlos para otros momentos del día, preferentemente por la mañana. Si tienes mucha hambre, empieza la cena con un caldo desgrasado bien caliente, te llenará y apenas aporta calorías.

2 comments to El desayuno y la cena en la pérdida de peso.

  • Carlos

    ¿Cuánto es “muy ligera”? Mi novia se mueve bastante a lo largo del día, practica algo de ejercicio ligero a media tarde pero nunca merienda, y cena un yogur o una cuajada y a veces una pera o algo así. ¿No es exageradamente ligera? Si el sueño es la fase de reparación, no debería incluír más proteínas y algo más de carbohidratos para que haya suficiente “material de reparación” y energía para llevar acabo el anabolismo?

  • anamadrono

    Hola Carlos,

    efectivamente la cena que hace tu novia es “demasiado ligera”. COmo tú bien dices, el sueño tiene una función reparadora y antes de acostarse hay que aportar al cuerpo los nutrientes que va a necesitar para poder llevar a cabo esa función. Cuando hablo de “cena ligera” me refiero a una cena compuesta por verdura o ensalada (aporta fibra, vitaminas y minerales) y una fuente de proteínas bajas en grasa, como pollo, pescado, huevos…

    Muchas gracias por participar en el blog. Un saludo, Ana.

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>