El chocolate; mucho más que una chuche.

chocolate3

Hoy es mi primer post sobre nutrición en este blog, y voy a empezar por mi  alimento-golosina favorito: EL CHOCOLATE. Cuando hablamos de dieta y chocolate la mayoría de la gente se echa las manos a la cabeza, pensando que es uno de “esos” alimentos que hay que intentar eliminar o evitar a toda costa, pero ahora veremos que determinadas formas de chocolate no son malas e incluso nos pueden aportar muchos beneficios  dentro de una alimentación equilibrada.

Hablamos de chocolate cuando nos referimos al alimento resultante de la mezcla de dos productos derivados de las semillas del cacao (la pasta de cacao y la manteca de cacao) con el azúcar. A partir de esta combinación básica se obtienen multitud de variantes diferentes, que dependen de la proporción de estos tres elementos (azúcar, pasta y manteca) y la mezcla con otros ingredientes, como la leche, especias o frutos secos.

Un poco de historia…

El origen del árbol de cacao (Theobroma cacao) no está claro, aunque parece ser que se ubica entre las tierras tropicales de América del Sur y Méjico. Las primeras evidencias de su consumo se encuentran en territorio mejicano y data del siglo XIX al XV a.C. En un principio parece que se consumía como una especie de “cerveza” basada en la fermentación de la pulpa más que de los granos. Más adelante, los olmecas, los mayas y los aztecas tomaban derivados de la pasta de  cacao, en forma líquida o semilíquida, mezclada a menudo con chile, miel y/o harina de maíz. Era considerado un alimento energizante, y las semillas de cacao eran tan apreciadas por los aztecas que las usaban como moneda para el comercio de la época.

Cristóbal Colón  fue el primero en traer muestras de cacao a Europa, pero los Reyes Católicos lo rechazaron por su sabor amargo y picante y por su aspecto sucio. En el s.XVI, Hernán Cortés, consciente del gran valor que representaba el chocolate para los aztecas, lo introdujo en la corte española, mezclado con especias y a veces con pimienta, y con el tiempo esa bebida llegó a ser muy cotizada por los estratos más altos de la sociedad europea. La incorporación del azúcar a la mezcla, se le atribuye a las órdenes religiosas del convento de Oxaca en Méjico y a la del Monasterio de Piedra en Zaragoza (España).

En el s. XVII se empieza a extender  por toda Europa, primero a Italia, luego a Francia, Alemania e Inglaterra. Alrededor de 1660 se eliminan todas las especias que utilizaban los aztecas en la fabricación del chocolate, y hacia mediados del s.XVIII se produce una gran innovación: se incorpora la leche como ingrediente en su fabricación.

Información nutricional:

Como ya he comentado al principio hay muchos tipos de chocolates: chocolate negro, chocolate con leche, chocolate con leche y frutos secos, bebidas de chocolate, turrón de chocolate, bombones, etc. La diferencia entre ellos está en los ingredientes que se añaden a la pasta y manteca de cacao y sus diferentes proporciones. Por lo tanto el valor nutricional de los distintos tipos de chocolate dependerá de los ingredientes y sus proporciones. Los macronutrientes fundamentales presentes en el chocolate son las grasas y los hidratos de carbono.

Las grasas del chocolate pueden proceder de la manteca de cacao o de otras grasas añadidas en la elaboración del chocolate, o incluso de los frutos secos. La manteca de cacao es rica en ácido esteárico, que es una grasa saturada, que a diferencia de otras grasas saturadas (como la de la leche o la carne) no eleva los niveles de colesterol LDL. También contiene ácido oléico, grasa monoinsaturada de la serie omega 9, considerada cardiosaludable.

En cuanto a los hidratos de carbono, el cacao contiene básicamente almidón y fibra, por lo que su índice glucémico es muy bajo. Estos dos componentes suelen estar en muy bajas proporciones en el producto final. Así, los hidratos de carbono presentes en el chocolate proceden fundamentalmente del azúcar añadido en el proceso de elaboración, que estará en cantidad variable dependiendo del tipo de chocolate. El chocolate negro es el que menos azúcar contiene, y sus proporciones disminuyen a medida que aumenta el porcentaje de cacao. El más adecuado, y el que yo suelo recomendar en la consulta es chocolate negro con más de un 70% de cacao. Cuanto mayor es la proporción de cacao, mayores serán sus cualidades y efectos beneficiosos, debido al elevado contenido en cacao y baja proporción en otras grasas y azúcares.

El contenido en proteínas del chocolate es casi inapreciable. El cacao  es rico en potasio, fósforo, magnesio y hierro, el chocolate negro tiene cantidades apreciables de éstos. El chocolate con leche, o las bebidas lácteas de cacao son, además ricas en calcio. De las vitaminas podemos destacar, sobre todo, el ácido fólico, la biotina y la vitamina A.

Hasta aquí creo que no he aportado mucho que ya no conocierais: que el chocolate es rico en grasas y azúcares (por lo tanto hay que tener cuidado en la cantidad que consumimos) y que es mejor el negro que el con leche y frutos secos o bombones, pues estos últimos son más ricos en grasas y azúcares y por tanto más calóricos. Lo más interesante del chocolate viene a continuación, y es que durante los últimos años se han realizado numerosos estudios científicos para estudiar los efectos beneficiosos que tiene sobre la salud. Yo los resumiría en los siguientes:

  • Propiedades antioxidantes, debido a su contenido en epicatequina, que es un polifenol de la familia de los bioflavonoides. Está demostrado que la epicatequina protege al LDL (conocida por todos como colesterol malo) frente a la oxidación de los radicales libres, posiblemente en mayor medida que otros polifenoles antioxidantes presentes en otras comidas y bebidas. Parece ser que también ayuda a reducir la presión arterial. Todo ello le da al chocolate propiedades cardioprotectoras.
  • Propiedades estimulantes y calmantes, debido a su contenido en teobromina, feniletilamina y triptófano. La teobromina es un alcaloide de la familia de las metilxantinas (al igual que la cafeína y la teína) y tiene propiedades estimulante sobre el sistema nervioso. La fenietilamina es un alcaloide semejante a las anfetaminas. En el cerebro humano funciona como un neurotransmisor. Recientemente se le ha relacionado con el sentimiento del amor. Parece que es un precursor de la dopamina (otro neurotransmisor). El triptófano es un aminoácido precursor de la serotonina, que a su vez es un neurotransmisor con efectos inductores del sueño, antidepresivos y ansiolíticos.

Con toda esta información ya podéis consumir y disfrutar con gusto unas onzas de chocolate (siempre negro) todos los días, sabiendo que, aparte de un gran placer, os está aportando efectos muy positivos para la salud. A todas las mamás os aconsejo que acostumbréis a vuestros pequeñines al chocolate negro, en lugar del empalagoso chocolate con leche. Les estaréis haciendo un gran favor para el futuro.

Durante mis años en la consulta de nutrición, he observado que el consumo de chocolate negro en las dietas de reducción de peso, reduce mucho los niveles de ansiedad de mis pacientes y baja la apetencia de alimentos dulces. Yo siempre les recomiendo que lo tomen despacio, chupándolo lentamente mientras se deshace en el paladar.

Antes de terminar no quiero dejar de advertiros sobre el efecto sumamente tóxico que tiene el chocolate para algunos animales, entre ellos nuestras queridas mascotas los perros, pues no son capaces de metabolizar la teobromina, y pueden presentar ataques epilépticos, taquicardias, diarreas, e incluso hemorragias internas y muerte. Por ello, ya sabéis, ni un trocito de chocolate para ellos, por mucho que queramos premiarles con una “chuche”, hay otras mucho más apropiadas para ellos.

¡ A disfrutar del chocolate!

1 comment to El chocolate; mucho más que una chuche.

  • ¡Pero qué maravilla! ¡Con lo que me gusta el choco negro! Agradeceré a todos los dioses el disfrutar de algo tan beneficioso ahora que tengo más conocimiento y menos prejuicios.
    Gracias, Ana. El mismo significado de tu nombre nos indica que todas las cosas son divinas si las conocemos, si las miramos con los ojos del corazón y sabemos amarlas (bueno, sobre todo las cosas que nos ayudan o benefician).
    Saludos:
    B.

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>