Dieta depurativa de otoño.

Dieta depurativa

Según muchas corrientes de medicina y salud natural, los cambios de estación son momentos muy propicios para limpiar y desintoxicar el organismo. Ahora, con el otoño recién estrenado es un momento ideal para darle al cuerpo un respiro y prepararlo para el invierno. Empezar con una o dos semanas de dieta depurativa puede ser una forma excelente de motivarnos a hacer algunos cambios permanentes durante este curso y llegar a la siguiente primavera-verano con la sensación de tener un “cuerpo de estreno” por dentro y por fuera. Vamos a ver cómo podemos hacerlo.

El exceso de grasas, alcohol, café, azúcar, alimentos procesados, etc., conlleva una acumulación excesiva de toxinas en el organismo. A menudo los órganos encargados de eliminarlas, como el hígado, los riñones y el intestino, se sobrecargan. La acumulación de toxinas es el origen de múltiples desarreglos y enfermedades, sobrecargan los distintos órganos y tejidos, de manera que no pueden llevar a cabo sus funciones correctamente,  por ello es bueno “limpiarlo” de vez en cuando. Hay muchas maneras de depurar el organismo. Ayunos radicales, semiayunos a base de frutas, verduras y arroz integral, o dietas depurativas. Las dietas depurativas son muy fáciles de seguir mientras sigues con tu ritmo de vida normal. Incluyen alimentos con muy poca carga de tóxicos, ricos en vitaminas, minerales, agua, fibra, fitonutrientes y grasas saludables, que favorecen los procesos de limpieza del cuerpo y eliminan aquellos alimentos que dificultan la depuración o añaden toxinas a nuestro organismo. Si seguís estos consejos durante una o dos semanas, os aseguro que os sentiréis mucho mejor. Puesto que hay que hacer algunos cambios en la rutina habitual, es conveniente que elijáis el momento oportuno para hacerlo. Vamos allá.

Los alimentos que deben constituir la base de tu dieta durante estos días son:

Agua mineral. El agua ayuda a eliminar las toxinas a través del sudor, las heces y la orina. Es imposible plantearse una depuración sin agua. Empieza el día con un gran vaso de agua templada con el zumo de medio limón. Esta medida te ayudará a hidratarte, evitará el estreñimiento (mucha gente va directa al baño justo después) y además es un excelente depurativo. Deja pasar al menos 20 minutos entre el agua y el desayuno. Hay personas que se estriñen con el limón, si es tu caso, toma sólo el vaso de agua templada o prueba a tomar, además del agua con limón, una cucharada de aceite de oliva en ayunas.

Infusiones depurativas. Los tés y las infusiones están de moda. El té verde, rojo y  blanco, Roiboos, infusiones de diente de león, alcachofera y boldo, además de hidratarte ayudarán a tu hígado y riñones a eliminar toxinas. Evita el té negro que tiene mucha teína.

Frutas. Las frutas tienen gran cantidad de agua, fibra y vitaminas antioxidantes. La fibra te ayudará e evitar el estreñimiento (para depurar el organismo es muy importante que las funciones de eliminación se hagan correctamente), y las vitaminas y antioxidantes ayudan al hígado a fabricar sus enzimas “desintoxicantes” y a neutralizar los radicales libres.  Lo ideal sería consumir las de origen ecológico, por su ausencia de pesticidas, pero como esto no siempre es posible, asegúrate de lavarlas bien o pelarlas antes de consumirlas.

Verduras y hortalizas. También te aportan agua, fibra, vitaminas y minerales. Toma una gran ración de ensalada o verdura cocida, tanto en la comida como en la cena, aliñada con un poco de aceite de oliva virgen extra y unas gotas de limón (no vinagre). Todas las verduras y hortalizas son buenas, pero las que tienen mayores efectos desintoxicantes son las alcachofas, pimientos, remolacha, las crucíferas (coles de Bruselas, repollo, brócoli, lombarda, etc), el pepino, la calabaza, las espinacas y el tomate.

Cereales integrales. Los mejores para las depuraciones son los que no llevan gluten, ya que irritan menos el intestino, como el arroz, el maíz, la quinoa o el mijo. La avena también es una excelente opción, si la tomas cruda en el desayuno déjala a remojo en agua o leche de arroz o avena el día anterior, para que sea más digestiva. Estos cereales muy bajos en toxinas, que te darán energía extra mientras limpias tu organismo y añadirán fibra a tu dieta. Intenta evitar al máximo el trigo, pues no es conveniente en los procesos de limpieza del organismo.

Legumbres. Toma un par de días a la semana un plato de legumbres con verduras y algún cereal (arroz integral o quinoa), acompañado de una gran ensalada. Es una comida muy sana, nutritiva, rica en fibra y que constituye una proteína completa.

Pescado, pollo y pavo. El pescado es rico en grasas omega 3, y el pollo y el pavo es una excelente fuente de proteínas muy bajas en grasas.

Frutos secos y semillas, como las nueces, almendras, avellanas, pipas de calabaza y girasol. Son ricos en grasas buenas, vitaminas, minerales y antioxidantes. Lo ideal es tomarlos crudos y sin salar. Toma todos los días un puñadito, solos o añadiéndolos a las verduras y ensaladas. Le darán un toque muy especial a tus platos.

Estos alimentos deberán constituir la base de tu dieta durante unas dos semanas. Como ves la lista de alimentos es muy amplia, y muy fácil de seguir.

Mientras estés siguiendo una dieta depurativa es conveniente que restrinjas el consumo de cereales con gluten (trigo, cebada, centeno) y  lácteos, pues son más difíciles de desintoxicar y pueden irritar ligeramente el intestino.

Los alimentos que sí debes evitar durante estos días son las carnes rojas y embutidos, cualquier alimento que lleve azúcar (galletas, bollos, cereales, bebidas azucaradas), cereales refinados (pan, pasta, arroz blanco), café y por supuesto alcohol. También es conveniente que durante la dieta depurativa dejes de tomar los suplementos de proteínas (si es que lo tomabas anteriormente).

Si quieres puedes ayudar en los procesos de limpieza con algún preparado herbario que contenga cardo mariano, diente de león, alcachofera, boldo, menta, salvia, etc, que son plantas depurativas del hígado. Los factores lipotrópicos (colina, inositol, L-metionina) también son una excelente ayuda para limpiar el hígado. Los procesos de eliminación tienen que funcionar bien, por ello si hay estreñimiento hay que tratarlo. El salvado de avena, las fibras de Psyllium, o los compuestos comerciales para “limpiar el colon” ayudarán a liberar el intestino. Cuando vayas a tomar suplementos de plantas siempre es recomendable que consultes con un profesional.

Si eres deportista durante estos días es conveniente que reduzcas la intensidad de tus entrenamientos, pues el cuerpo estará empleando todas sus energías en los procesos de limpieza. Es posible que aparezcan las “crisis curativas”, y que al principio te encuentres un poco peor, estos síntomas son normales e irán desapareciendo poco a poco. Ya verás como al final del proceso te encuentras con energías renovadas.

¡No te olvides de compartir con nosotros los resultados!

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>