Comer es mucho más que un simple Acto Biológico

Laboratorio de Nutrición

Este pasado lunes, al abrir mi Facebook, me encontré una publicación en mi muro -de una de mis “amigas/seguidoras”-  que decía: “Mira lo que he encontrado mientras trasteaba…cabe alguna posibilidad de ser cierto, o es una soberana estupidez lo que propone este chico? Gracias por tu opinión!!!”. Así es como llegué a tener conocimiento de la última excentricidad de un ingeniero americano; Rob Rhinehart. Para resumirlo: Rob ha decidido que comer comida real es innecesario y muy caro, y ha pensado que su vida y la de la humanidad mejorarían enormemente si le damos a nuestro cuerpo todo lo que necesita en forma de cóctel químico/artificial que contenga todas las sustancias necesarias: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Así ha creado un batido, llamado “soylent”, hecho en su mayoría con productos “artificiales” (maltodextrinas, polvos de proteínas, vitaminas, minerales, aceite de oliva…) y es todo lo que come a lo largo de todo el día. Una comida tras otra. Un día tras otro.

El tema me ha parecido tan interesante que he decidido darle unas vueltas. No me preocupa tanto el aspecto nutricional, pues no es ni le primero ni el último en intentar reproducir artificialmente un alimento completo. De hecho, hay muchas personas que por problemas médicos se alimentan así, con nutrición enteral o parenteral de por vida. Estos productos hace mucho tiempo que existen y se utilizan con fines médicos especiales. La pregunta que más me interesa es ¿podemos reducir la comida a un montón de sustancias químicas? Cuando comemos ¿Estamos realizando un simple acto biológico? ¿Sólo estamos introduciendo en nuestro cuerpo una serie de moléculas que permitirán el funcionamiento de nuestros sistemas biológicos y la reposición de materia química? Yo no lo creo, en absoluto.

El fenómeno “Soylent” se ha extendido rápidamente por internet. En su blog, Ron Rhinehart explica porqué decidió terminar su relación con la comida real, y cuál fue el proceso de diseño de su batido Soylent. No voy a extenderme aquí en los detalles, pues podéis ir directos a su blog   y encontrar toda la información que queráis (en inglés). En español tenéis la entrevista que le hace Monica Heisey (en este enlace  ).

La teoría de Rob es muy sencilla (ha llegado a ella después de estudiar mucha biología): “para nuestras células sería lo mismo obtener los nutrientes necesarios de una zanahoria que de un saco de polvo”.

Algunas otras de las ideas de Rob:

Soylent es todo lo que el cuerpo necesita, que nosotros sepamos, como vitaminas, minerales y macronutrientes como aminoácidos esenciales, hidratos de carbono y grasa

Ventajas: “No tener que preocuparse por comer es fantástico. Ni verduras, ni platos, ni decidir qué comer, ni conversaciones interminables sopesando los méritos relativos de la comida (…) Los recibos de luz y gas son más bajos. Me siento libre de un montón de ingratas tareas.”

Desventajas: “No se conserva mucho tiempo después de mezclarlo con agua, así que lo tengo que preparar cada día. Si me equivoco con la cantidad de algún ingrediente, me sienta mal (…) Además, algunas personas disfrutan de comer mucho más que yo, lo que puede hacer que esta idea no les guste

No voy a entrar a discutir aquí sobre la calidad nutricional del batido, pues ya lo han hecho, y muy bien a mi juicio, otros compañeros en su página web examine.com donde podéis encontrar un estupendo análisis del fenómeno soylent desde el punto de vista nutricional (está en inglés). A modo de resumen os diré que soylent es muy mejorable en cuanto a su formulación y que deben modificarse varios parámetros para ajustarse más a las necesidades y recomendaciones nutricionales. Además, en los alimentos hay un montón de sustancias, que no se consideran nutrientes esenciales y que tienen actividad biológica, como es el caso de los fitonutrientes, determinadas proteínas, etc.  

El ser humano a lo largo de la historia ha creído posible reproducir artificialmente lo que la naturaleza ofrece de forma natural. Y el mundo de la alimentación/nutrición no ha sido menos. Pero ¿Son los alimentos un simple conjunto de moléculas fácilmente reproducibles de forma artificial?

Pongamos como ejemplo las leches maternizadas; en un principio tenían el fin de servir de alimento para aquellos bebés que por alguna razón no podían ser amamantados por sus madres. Pero allá por los años 70, su uso se popularizó hasta el punto de que muchos pediatras desaconsejaban a las mamás la lactancia natural y fomentaban la lactancia artificial, pues creían que las leches maternizadas artificiales eran muy superiores a la leche materna natural en cuanto a calidad nutricional. No había más que ver lo grandes y gorditos que crecían los bebés alimentados con leche de fórmula. (Gran soberbia la del ser humano).

Luego, con el paso de los años, se han ido descubriendo multitud de sustancias presentes en la leche materna (factores de crecimiento, inmunoglobulinas, bacterias probióticas, ácidos grasos esenciales para el desarrollo neuronal del bebé, aminoácidos condicionalmente esenciales como la taurina…) y se ha llegado a la conclusión, muchos años después, de que la lactancia natural debe ser siempre la primera opción (en este enlace tenéis la revisión en la que se apoya la OMS para hacer sus recomendaciones), ya que, por muy buena que sea la formulación de la leche maternizada, nunca será tan buena como la natural, cuya composición se va adaptando a las necesidades del bebé. Así que contesto a la primera pregunta: los alimentos son un conjunto de sustancias químicas, sí, pero muchas de ellas ni siquiera sabemos que existen, se están descubriendo cada día a día y tienen importantes funciones biológicas.

Vamos a por la otra pregunta ¿Cuándo comemos, estamos simplemente aportando a nuestro cuerpo un conjunto de moléculas? ¿Se trata de un mero acto mecánico-biológico?

dar el pecho

Y volvamos al ejemplo de lactancia materna vs. lactancia artificial, pues me parece muy ilustrativo. Cuando una mamá da el pecho a su bebé, ¿simplemente le está aportando nutrientes y sustancias químicas para que crezca? Yo creo que no. Yo creo que cuando una mamá da el pecho a su bebé pasan otras muchas cosas, que son igual o más importantes que el hecho de alimentar nutricionalmente a su bebé; para que la mamá pueda amamantar a su pequeño tiene que estar siempre cerca de él, tiene que cogerle entre sus brazos y pegarle a su cuerpo, no puede darle el pecho a su bebé mientras éste está tumbado en su cunita, o sentado en su maxicosi. Ni puede darle el pecho su papá, ni su abuela, ni su hermana mayor. Es algo que solo ocurre entre la mamá y el bebé. ¿Se puede reproducir eso con la lactancia artificial? Supongo que sí, pero creo que nunca será lo mismo. Muchos son los estudios que han observado que los bebés criados al pecho son más inteligentes que los criados con biberón -aunque con resultados poco concluyentes, la verdad– (ufff, espero no estar metiéndome en camisas de once varas, solo quiero utilizar este ejemplo para ilustrar lo que pienso) y yo dudo mucho que se deba simplemente a una superioridad nutricional de la leche natural frente a la leche artificial. Yo creo que tiene mucho más que ver con el CONTEXTO en el que se desarrolla la lactancia natural.

Y con este ejemplo respondo a la pregunta principal de este post: comer para mí es mucho más que un acto puramente biológico. Comer es, la mayoría de las veces, mucho más que introducir un montón de moléculas en mi cuerpo. La comida es una fuente de placer, forma parte de la historia y de la cultura de cada pueblo. A través de la comida nos relacionamos con los demás, celebramos momentos especiales, creamos rituales diarios, seguimos tradiciones…

Cuando mi padre prepara un arroz a banda para la familia los domingos, está haciendo mucho más que darnos un montón de almidón, grasas y aminoácidos esenciales presentes en el pescado. Está regalándonos una parte de su tiempo, está disfrutando y transmitiendo una tradición que forma parte de la historia de su tierra; Valencia. Estamos compartiendo en familia unos momentos agradables. Y estamos creando recuerdos en nuestra memoria. Y eso no sólo ocurre los domingos; ocurre cada día, en el desayuno cuando preparamos con cariño un zumo de naranja para nuestros hijos, o cuando llegan del colegio y les ponemos su plato de fruta y sus frutos secos para merendar. O cuando, a media mañana, nos tomamos un respiro y nos preparamos un té y algo de comer. Esos son momentos sagrados, que forman parte de nuestro día a día. Son momentos que no serían reproducibles si tomamos cada día y cada comida un batido artificial, por muy completo, rico, seguro y sano que sea. Y creo que se puede encontrar un equilibrio razonable entre una nutrición saludabe y óptima y el placer de comer. Aunque a veces encontrar ese punto medio una tarea complicada.

Seré una romántica. Es muy probable. Pero yo creo que no podemos reducir al ser humano a un grupo de moléculas perfectamente organizadas, que sólo necesita otro montón de moléculas al día para sobrevivir. El ser humano es mucho más. El ser humano tiene alma. Tiene corazón. Tiene memoria. Tiene recuerdos. Tiene sentimientos. Y la comida “natural”, la de toda la vida, forma parte de todo eso.

Otros post que te pueden interesar:

Conversaciones con Mario Sandoval sobre gastronomía, nutrición y deporte

5 comments to Comer es mucho más que un simple Acto Biológico

  • Interesante artículo, Ana. Me ha gustado la comparación con la lactancia materna, y como el conocimiento de muchos factores entonces desconocidos ha hecho cambiar la recomendación médica estándar. Estoy de acuerdo contigo en que “comer es algo más que alimentarse”. Pero me gustaría hacer un énfasis en lo poco adecuada que puede ser una alimentación con “únicamente” los nutrientes que necesitamos, según indica Rob Rhinehart. En concreto hay dos puntos por donde hace agua este tipo de alimentación:
    1- Los requerimientos nutricionales están basados en estudios epidemiológicos, y tampoco tienen por qué ser extensibles a todas las poblaciones humanas ni a todos los individuos. Estoy seguro que, como en el caso de la lactancia materna, el futuro nos traerá el conocimiento de nuevos nutrientes necesarios, o la modificación de las cantidades diarias recomendadas de los ya conocidos.
    2- Como muy bien dices, los alimentos contienen múltiples sustancias, no nutrientes, pero con actividad biológica. Una de estas actividades es el mantenimiento de una flora intestinal sana. Comenzamos ahora a entender los requerimientos para mantener este ecosistema tan complejo en equilibrio. Y no creo que Rob Rhinehart tenga estas recomendaciones en consideración. La alteración de este ecosistema microbiano puede tener consecuencias graves en la salud, desde alteraciones en la función intestinal, hasta inflamación e incluso cáncer.
    Entiendo que para algunas personas pueda ser tentador simplificar la vida reduciendo el acto de comer a la ingesta de una papilla. Pero de momento, yo recomendaría seguir los consejos de buenos profesionales como tú.
    Saludos!
    David de Lorenzo

  • anamadrono

    David,

    muchas gracias por tu interesantísima aportación. Estoy totalmente de acuerdo contigo en tu comentario referente a los requerimientos nutricionales. Ya veremos lo que los avances en nuntrición nos traen en los próximos años. Yo creo que la nutrición es un campo donde la investigación se hace especialmente difícil, ya que es muy complicado hacer estudios de intervención y más difícil aún aislar el efecto de los distintos factores que pueden influir en los resultados.

    El campo de la flora intestinal está en pleno nacimiento y ya veremos dónde nos lleva, pero como muy bien apuntas, es crucial para el mantenimiento de salud. Y desde luego, el batido que propone Rob Rhinehart no tiene en cuenta este factor.

    Yo creo que la naturaleza es muy sabia y cuanto más alimentos naturales estén presentes en nuestra dieta, y más variada sea nuestra alimentación, mayor seguridad tendremos en cubrir nuestras necesidades (que ni siquiera sabemos a ciencia cierta cuáles son…)

    Muchas gracias de nuevo David, por tu valiosa aportación.

    Un saludo, Ana.

    Para los que no le conozcáis el Dr. David de Lorenzo es experto en Nutrigenómica y ha publicado un excelente libro: “Nutrigenómica y Nutrigenética”. Podéis saber más de él en su página http://www.delorenzo.es/

  • Elena

    Como bien dices, Ana, el hecho de dar el pecho es un proceso muy importante para el desarollo del niño. Se crea un apego que es fundamental, o al menos muy importante, para que el niño crezca sano, y no sólo a nivel de salud física, sino más bien mental. También es verdad que hay madres que por ciertos motivos no pueden amamantar a sus hijos, tampoco tiene por qué suponer un futuro problema pero desde luego quien pueda hacerlo debería estar “obligado” a hacerlo.

    Un besito prima :)

  • anamadrono

    Hola Elena,

    muchas gracias por escribir! Yo creo que más que “obligar” lo que hay que hacer es formar e informar a las madres para que sean ellas las que tomen las mejores decisiones para sus hijos. El acto de amamantar, aunque es algo muy natural (es así como hemos llegado hasta aquí), es muy complejo, y no todas las mujeres están preparadas para ello; supone un nivel de compromiso y dedicación exclusiva al 100% durante muchos meses, es un acto “muy animal y primitivo”, excluye al padre de la alimentación de su hijo durante mucho tiempo, a veces surgen problemas y es doloroso…en fín, que aunque yo soy una defensora a ultranza de la lactancia natural (les he dado el pecho durante muchos meses a mis tres hijos), jamás me atrevería a juzgar a una madre que aún pudiendo, elige no hacerlo.

    Otro beso fuerte para ti prima 😉

  • Elena Blasco

    Hola Ana,me encanta tu blog, enhorabuena a partir de hoy lo seguiré a diario, estoy de acuerdo con la lactancia materna, es maravillo y muy sano para el bebé aunque por supuesto respeto a las mamás que no deseen hacerlo. Un saludo

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>