Alimentos funcionales III

       aceite_de_oliva Ya hemos visto en un post anterior varios tipos de ingredientes funcionales. Hoy vamos a seguir con otros, entre ellos distintos tipos de grasas, y veremos qué beneficios aportan a nuestro organismo, y cómo contribuyen al mantenimiento de la salud o a prevenir e incluso corregir ciertos desórdenes.

        Aceite de oliva: en los últimos años se han sustituido en multitud de alimentos (galletas, panes, margarinas) distintos tipos de grasas por el aceite de oliva, y es que este “oro líquido” puede considerarse como un auténtico ingrediente funcional natural. El aceite de oliva es muy rico en ácido oléico (ácido graso monoinsaturado, AGM) y también tiene, en cantidades considerables, ácido linolénico y linoléico (acidos grasos poliinsaturados, AGP). Los AGM y AGP tienen la capacidad de reducir a la mitad los niveles de colesterol en sangre en comparación con los ácidos grasos saturados (AGS), presentes en mantequillas, margarinas y aceites de palma y coco. También contiene compuestos fenólicos que son importantes antioxidantes. Diversos estudios evidencian que existe una asociación entre el consumo de aceite de oliva y una disminución en el riesgo de enfermedad coronaria, menor incidencia de determinados tipos de cáncer y modificación de la respuesta inflamatoria e inmune.

        Ácidos grasos ω-3: las grasas del pescado son muy ricas en los ácidos grasos docohexaenóico (DHA) y eicosapantenóico (EPA), que son ácidos grasos poliinsaturados (AGP), comúnmente llamados ω-3. Numerosos estudios han demostrado su papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares, la artritis reumatoide, distintas enfermedades inflamatorias y en diversas enfermedades mentales. Por ello, también son muchos los alimentos a los que les han quitado sus grasas originales y las han sustituido por ω-3. El problema es que muchos de estos alimentos contienen unas cantidades muy pequeñas de ω-3, que no son suficientes para que produzcan los efectos observados en los ensayos clínicos realizados (hechos con dosis muy superiores de estas grasas). Aunque también es cierto que el hecho de sustituir una grasa saturada (como la de la leche, mantequilla, o la grasa a menudo presente en muchas galletas) por una grasa poliinsaturada como el ω-3, ya supone una mejora del perfil lipídico de la dieta.

        Ácido linoléico conjugado (CLA): con este nombre se agrupa a un conjunto de isómeros del ácido linoléico, presentes en pequeñas cantidades en aceites de semillas y relativamente abundante en grasas animales, sobre todo la leche de rumiantes. Los efectos de esta grasa han sido ampliamente estudiados en animales, con resultados muy prometedores en la reducción de la grasa corporal y mejora del metabolismo de los lípidos, efectos anticancerígenos, antidiabéticos y mejora de la función inmune, pero los estudios en humanos han dado resultados un poco ambiguos. Además se le atribuyen como efecto adverso cierta resistencia a la insulina. Por ello, aunque hoy en día son numerosos los suplementos y alimentos funcionales que llevan CLA, se necesitan más estudios que determinen el roll que tiene en humanos para poder establecer recomendaciones apropiadas.

 

        Ya vimos que una de las características que debían cumplir estos alimentos para que pudiesen considerarse como funcionales es que sus efectos positivos  sobre determinadas funciones del organismo o preventivos de distintas enfermedades, tenían que haber sido probado científicamente. Otra de ellas es que deben ser consumidos (para observar el efecto funcional) en las cantidades que se consumen habitualmente en la dieta. Estas dos características, actualmente no siempre se cumplen, y muchos fabricantes mencionan en la publicidad o embalaje de sus productos, las propiedades funcionales de los ingredientes que contienen, pese a que estos se presentan en proporciones insuficientes, por lo que a las cantidades consumidas habitualmente del alimento funcional no se observará el efecto terapéutico prometido, o sin suficiente aval científico. Para evitar estos abusos sobre el consumidor final, que no tiene suficiente información, la Unión Europea ha creado una Comisión Europea de Acción Concertada sobre Bromatología Funcional en Europa (FUFOSE), cuyo objetivo es desarrollar y establecer un enfoque científico sobre las pruebas que se necesitan para respaldar el desarrollo de los alimentos funcionales. Para poner en práctica sus conclusiones y principios, se ha creado un programa de Acción Concertada de la Comisión Europea, el Proceso para la Valoración de Soporte Científico de las Alegaciones con respecto a los Alimentos (PASSCLAIM), que tiene como objetivo resolver los temas relativos a la validación y verificación científica de alegaciones y la información al consumidor.

        Esperemos que a través de estas iniciativas los consumidores estemos mejor informados y por tanto más protegidos.

 

Fuentes consultadas:

Owen RW, Giacosa A, Hull WE, Haubner R, Würtele G, Spiegelhalder B, Bartsch H. Olive-oil consumption and health: the possible role of antioxidants. Lancet Oncol. 2000 Oct;1:107-12.

Simopoulos AP. The traditional diet of Greece and cancer.  Eur J Cancer Prev. 2004 Jun;13(3):219-30.

Fetterman JW Jr, Zdanowicz MM. Therapeutic potential of n-3 polyunsaturated fatty acids in disease. Am J Health Syst Pharm. 2009 Jul 1;66(13):1169-79.

Carrié I, Abellan Van Kan G, Rolland Y, Gillette-Guyonnet S, Vellas B. PUFA for prevention and treatment of dementia? Curr Pharm Des. 2009;15(36):4173-85.

Jicha GA, Markesbery WR.Omega-3 fatty acids: potential role in the management of early Alzheimer’s disease. Clin Interv Aging. 2010;7(5):45-61.

 

Wang Y, Jones PJ. Dietary conjugated linoleic acid and body composition. Am J Clin Nutr. 2004;79(6):1153S-1158S.

 

Baddini Feitoza A, Fernandes Pereira A, Ferreira da Costa N, Gonçalves Ribeiro B.

Conjugated linoleic acid (CLA): effect modulation of body composition and lipid

profile. Nutr Hosp. 2009 Jul-Aug;24(4):422-8.

 

http://www.eufic.org/article/es/expid/basics-alimentos-funcionales/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>